Aquí Xicohténcatl

Aquí Xicohténcatl

43
0
SHARE

pedro-morales

QUE PASA CON EN EL 911 Y LA CRUZ ROJA DE TLAXCALA

Pedro Morales

No Se vale.

Mientras socorristas encabezados por su presidenta Martha Sesín Rosas se divertían alegremente en un baile “a beneficio” en pleno zócalo capitalino, un ciudadano tlaxcalteca esperó inútilmente el auxilio de alguna ambulancia que nunca llegó, el hombre agonizo y murió este sábado en la capital, paradójicamente a unos cuantos metros de la delegación.

Pero lo más frustrante es la poca madre de los operadores del 911, que ahora resulta que hasta se enojan cuando se les exige sirvan de algo, para eso se alquilan y para eso cobran sus sueldos, pero no para actuar como lo hacen.

Aquí lo que pasó:

Un joven de entre 25 y 30 años llevó a reparar una motocicleta en la calle Ocotelulco 54, frente al Bulevar del Maestro de la Loma Xicohténcatl, se trataba de Oscar N. quien se encontraba en una talachera arreglando su cuatrimoto, cuando comenzó a sentir fuentes dolores en el pecho y espalda.

Los mecánicos y vecinos que estaban presentes,  dijeron que el señor decidió no viajar en su moto y le dejó su casco al mecánico que lo atendió, afirmó sentir que se desmayaba y se terminó desplomando sobre la banqueta.

Mencionaron que comenzó a convulsionar, su cara se puso roja y después  morada; los presentes intentaron reanimarlo y llamaron al 911  a las 14 horas con 10 minutos del sábado.

Un testigo que se encargó de hacer la llamada, afirmó que cuando llamó al 911,  la primera vez, le tomaron los datos diciéndole que ya iba en camino la ambulancia,  después transcurrir 15 minutos, volvió a llamar otra vez al 911, para decir que necesitaba urgentemente la ambulancia.

Una operadora le contestó y le dijo que el reporte ya estaba desde 5 minutos antes; “¿No sabe que una vida se puede ir hasta en un minuto?”, pero en lugar de respuesta la operadora del 911 le colgó la llamada.

Volvió a insistir en la llamada l y fue atendido por el operador número 6 (así se identificó) quien le contestó de manera grosera mencionando que sólo había una ambulancia en el municipio de Tlaxcala y que iban a ser atendidos por una del municipio de Chiautempan.

En el transcurso entre la ansiedad y no saber qué hacer, los vecinos llamaron a los familiares para notificarles de lo ocurrido y, cabe destacar, que los familiares llegaron más rápido que los paramédicos  o cualquier autoridad competente.

Finalmente la ambulancia con número Tlax-662, procedente del municipio de Chiautempan, arribó al lugar al punto de las 15 horas, mientras que ya  habían transcurrido casi 50 minutos desde que al hombre le había dado un aparente infarto.

Los paramédicos hicieron todo lo que pudieron aludiendo que tuvieron otro accidente cerca y que por eso no pudieron llegar a tiempo, a lo que los vecinos reprocharon que habiéndose inaugurado nuevas ambulancias y teniendo tan cerca las oficinas de la Cruz Roja, nunca llegaron  a tiempo los paramédicos que correspondían a la capital.

Finalmente y sin que se pudiera hacer algo más, se procedió a llamar a Servicios Médicos Forenses, pero incluso los vecinos se quejaron de que tampoco ellos pudieron llegar a tiempo para levantar el cuerpo, ni siquiera la policía había acudido al lugar.

Los familiares del fallecido reclamaron, no a los paramédicos, sino a las autoridades municipales por la falta de atención que se tiene para con los ciudadanos, ya que de la capital sólo una ambulancia estuvo disponible y nunca llegó.

Lamentaron que el número de auxilio 911 no reúna las expectativas de apoyo y auxilio a la población, por lo que exigieron a la autoridad competente releve de sus cargos a los operadores, por deficientes, groseros, torpes y negligentes.

Como en este y otros muchos casos ser los presuntos responsables de la muerte de un ciudadano tlaxcalteca por falta de auxilio oportuno, ya que si hubieran enviado oportunamente el auxilio, hubiesen llegado a tiempo tal vez se hubiese podido salvar esa vida.

Por si esto no fuera poco, la corrupción dentro de la Cruz Roja ha llevado a eternizarse a una presidenta que ni ata, ni desata, pero que es evidente que a toda costa no quiere dejar el hueso, para eso es “amiguis” de la procuradora Alicia Fragoso ambas de Apizaco.

Por eso, operadores de la Cruz Roja estatal hicieron llegar hace no mucho a este y otros medios locales la denuncia por  presuntas irregularidades de la administración de Martha Sesín Rosas, delegada estatal  de Cruz Roja.

Los inconformes señalan que la delegación no transparenta los recursos que recibe vía donativos ni los ejerce en promoción de becas o infraestructura: “la Cruz Roja estatal recibe mensualmente un ingreso por parte de la secretaria de educación para la escuela de Tum´s estatal, para becas del alumnado de la carrera de técnicos en urgencias médicas… (o) apoyos para colegiaturas, sin embargo estas becas no han sido otorgadas a los alumnos desde hace varios años”.

Asimismo,  en “la delegación Apizaco quienes  apenas recibieron un donativo por parte de Oxxo de casi 250.000.00 pesos… (dicen) que no hay dinero ni siquiera para pagar la luz”.

Los inconformes señalan que no hay alternancia en las direcciones delegacionales municipales aunque los estatutos marquen los límites temporales del ejercicio administrativo: “Armando Mascareñas ex delegado de la Cruz Roja le paso la jerarquia a Martha Sesin Rosas delegada actual la cual lleva 5 años de estar al frente y sin embargo aunque nuestros estatutos lo digan lo están permitiendo”.

El artículo 29, inciso D, de los estatutos de Cruz Roja Nacional establece que “Los Delegados estatales y Consejeros Locales durarán en su encargo dos años, teniendo derecho a una sola reelección”.

Armando Mascareñas Ocampo es actualmente Presidente del Consejo local de la Escuela de Enfermería de la Cruz Roja, mientras que Rosendo Ramírez, ex tesorero estatal de Cruz Roja y ex delegado de Cruz Roja Apizaco.

Recientemente “los hijos de la delegada estatal”, Martha Sesín, organizaron el concierto de los exTimbiriches prometiendo que el 5 por ciento de las ganancias se donaría a la Cruz Roja.

Sin embargo, Martha Sesín Rosas “se declaró en quiebra por el evento para no cubrir este donativo… (además) de que utilizó la institución para evadir impuestos… y utilizar al personal de la Cruz Roja y ambulancias” para la parte operativa del evento, “acomodar sillas” y organizar a la gente.

“Todas aquellas irregularidades… han pasado y… nadie ha hecho nada… nuestra propia institución se ha convertido en un libre monopolio en el cual todos los que están en el consejo estatal, consejos locales y presidentes son muy amigos de la delegada quien apoya(n) y conoce(n) los desfalcos…, gastos innecesarios…

La delegada tiene la creencia de que la Cruz Roja esta para subsanar sus gastos y que para ello tiene recursos la institución… El abuso de autoridad, prepotencia, el ser déspotas, gente soberbia, altaneros y groseros son lo que distinguen a nuestras autoridades y no solo lo dicen los propios voluntarios si no incluso la misma gente de la sociedad e incluso nuestros medios de comunicación locales y regionales, la gente ya no mcree en la institución por las personas que están a cargo y sus malos manejos… Es necesario un cambio radical”.

Este sábado la historia se repitió, otra vez la Cruz Roja organizó un baile, se concentraron todas las ambulancias de Tlaxcala, lo importante era juntar el dinero para fines nada transparentes, lo cierto es que mientras socorristas y paramédicos se divertían, un hombre murió por falta de la llegaeda oportuna de una ambulancia a unos metros de la delegación capitalina.