Fundidoras clandestinas contaminan en San Pablo del Monte

Fundidoras clandestinas contaminan en San Pablo del Monte

18
0
SHARE

Redacción

Habitantes del barrio de San Pedro, de San Pablo del Monte, ubican tres de las alrededor de 120 fundidoras clandestinas donde diariamente se procesan miles de toneladas de chatarra de procedencia incierta.

La fundición ocurre por las noches, el humo y las emisiones a la atmosfera han causado daños en la salud de los habitantes, ya se reportan casos de leucemia y cáncer.

Una de estas empresas clandestinas es la empresa Gasa, ubicada en la calle 5 de mayo sur número 108, ahì se oculta una nave de más de cincuenta metros, donde se practica la fundición de cualquier tipo de chatarra, para obtener el fierro fundido para coladeras, parrillas y piezas para bombas de agua.

Los representantes de los afectados Aurelio Calyecac Roque, César Calyecac Sánchez, Nicolás Juan Tela Romero, Tomas Francisco Calyeca Sánchez, Alfredo Tela Romero, Placido Calyecac Roque y Cirilo Zenón Tela Capilla han solicitado desde hace tiempo la presencia de las autoridades correspondientes, para investigar lo que pasa y que afecta su integridad física.

Indicaron que el problema existe y que las autoridades federales y estatales deben dar un tratamiento especial a este caso, ya que de otra manera muchas familias se van a quedar sin sustento.

Los demandantes insistieron en que la fundidora Gasa, Independencia o  como se haga nombrar ubicada en San Pablo del Monte en la calle 5 de mayo sur numero 108, ha colocado a los pobladores vecinos de la misma en alerta frente a las consecuencias que la fundición de metal y acería causaría en la calidad de los mismos y del  medio ambiente.

De acuerdo a los parámetros técnicos internacionales, se manifiesta que el contenido de los polvos derivados de la fundición de metales y acería, a través de sus emanaciones y escorias de la misma, contienen lo que se denomina metales pesados  y elementos químicos.

A este grupo lo nombran como “elementos tóxicos”, los cuales, de acuerdo a la lista de contaminantes prioritarios de la Semarnat, incluyen a los siguientes elementos: arsénico, cromo, cobalto, níquel, cobre, zinc, plata, cadmio, mercurio, titanio, selenio, plomo, entre otros.

La peligrosidad de los metales pesados es mayor al no ser química ni biológicamente degradarles. Una vez emitidos, pueden permanecer en el ambiente durante cientos de años.

Además, su concentración en los seres vivos aumenta a medida que son ingeridos por otros, por lo que la ingesta de plantas o animales contaminados puede provocar síntomas de intoxicación.

La continuidad de operación clandestina de una planta fundidora de metal y acerería, que según el reporte de la misma, sus actividades pueden no tener impactos de manera inmediata, aunque esto no es tan real.

Dado que la simple observación y percepción en la nariz  y garganta de los pobladores puede hacerse una idea de los resultados, pero los efectos acumulativos, luego de un periodo largo, pueden ser irreversibles y graves.

Los humos, gases y escorias resultantes del proceso son contaminantes y afectan a la salud y el ambiente, y de manera directa, afecta a poblaciones e individuos y su modo de vida.

Estas sustancias toxicas se caracterizan por su capacidad de viajar grandes distancias, han sido encontradas a miles de kilómetros de las fuentes que los originan y permanecen inalterables durante mucho tiempo como es el caso del Mirex que persiste durante 600 años en el suelo, el Hexaclorobenceno por más de 100 años en el agua.

Hicieron notar que San Pablo del Monte quiere ser incluido en los planes ambientales del sexenio, para detener la tala de la Malintzi y sobre todo para detener el Ecocidio que ya iniciaron estas 120 fundidoras que día con día atentan contra la salud de la gente de esta demarcación porque dijeron que también son tlaxcaltecas.