Canoniza Papa Francisco a “Niños Mártires de Tlaxcala”

Canoniza Papa Francisco a “Niños Mártires de Tlaxcala”

10
0
SHARE

15/10/2017/PEDRO MORALES

En Tlaxcala fue celebrada con muestras de júbilo, misas, cohetones y repique de campanas luego de que a las 3:45 de la madrugada, hora de México, el Papa Francisco canonizó tres nuevos santos mexicanos llamados los “Niños Mártires de Tlaxcala”, considerados los primeros mártires de todo el continente americano.

La celebración de la misa y el Ángelus fue celebrada en la Plaza de San pedro, con un lleno impresionante en donde acudieron fieles de los continentes y una delegación tlaxcalteca integrada por 600 feligreses que realizaron el viaje para estar presentes en la ceremonia de canonización.

También estuvieron presentes el gobernador de Tlaxcala, Marco Mena y la alcaldesa de Tlaxcala Anabell Ávalos Zempoalteca e integrantes de su cabildo y el presidente de la comunidad de Tizatlán.

Además del obispo de Tlaxcala, Julio César Salcedo Aquino y uno de los principales promotores de la causa, el actual arzobispo de Tijuana, Francisco Moreno barrón.

Cabe destacar que Moreno Barrón le entregó al Papa un cuadro con la imagen original de los Santos, obra del desaparecido muralista tlaxcalteca Desiderio Hernández Xochitiotzin, obra que a final de cuentas se convirtió en la imagen oficial de los tres nuevos santos tlaxcaltecas.

Como se recordará, Cristóbal, conocido como “Cristobalito”, nació en Atlihuetzia, Tlaxcala, entre 1514 y 1515, fue hijo y heredero del cacique local Acxotecatl. Asistió a la escuela de los misioneros franciscanos, quienes lo convirtieron al cristianismo.

Tras una discusión, el muchacho comenzó a romper los ídolos paganos de su padre, quien, en represalia, lo tundió a golpes y lo empujó a una hoguera, provocándole la muerte. Estos hechos ocurrieron en 1527, cuando “Cristobalito” tendría unos 13 años de edad.

Los otros dos niños mártires, Antonio y Juan, nacieron en Tizatlán, Tlaxcala, entre 1516 y 1517. Ambos también fueron convertidos al cristianismo por los frailes franciscanos.

Antonio y Juan acompañaban a unos frailes misioneros a una expedición a Oaxaca, para fungir como sus intérpretes ante los indígenas, cuando en Cuauhtinchán, Puebla, mientras recogían ídolos paganos de barro, fueron atacados por unos lugareños que los apalearon hasta matarlos.

Sus cuerpos fueron arrojados a un terreno cercano a Tecalco. En reconocimiento a su martirio, estos tres niños tlaxcaltecas fueron beatificados por el Papa Juan Pablo II el 6 de mayo de 1990, en la Basílica de Guadalupe

Mientras en Tlaxcala, esta madrugada se reunieron feligreses en la explanada principal de la parroquia de Santa María Atlihuetzia, donde siguieron la misa de canonización desde el Vaticano y en tiempo real.

Con el repique de campanas, quema de cohetones, los católicos tlaxcaltecas se sumaron a los de otros municipios, donde también siguieron la transmisión en vivo y con devoción, se encuentran atentos a la celebración eucarística de donde surgieron los primeros santos reconocidos por el Vaticano originarios de Tlaxcala.

Las celebraciones por la canonización de los tres Niños Mártires de Tlaxcala, reconocida como “Cuna de la Evangelización”, continuarán este domingo con peregrinaciones al exconvento de Atlihuetzía y eventos en diferentes parroquias de la entidad.